LA FERIA DE BETO

 

 

Desgraciadamente, la Feria de Beto cerró. Desconozco los motivos, si alguien me puede iluminar se lo agradeceré. El cierre se produjo hace poquito, ya la última vez que pasé el local estaba desocupado. Pero algo muy interesante pasó con esa galería, desde hace bastante que hay mucho movimiento. Locales de venta de zapatillas, tablas de skate, insumos para el consumo de drogas y para graffiteros a la orden del día. Hay un barcito y un coso que se llama “el club de la tela”, que no sé qué es. En otras palabras, un verdadero festival hipster.

Ah, la galería está en Santa Fe y Thames, a pasitos de Plaza Italia. Tiene entrada por ambas calles.

Creo que lo primero que compré en Beto fue una remera enorme super genérica, para cortarla toda atrás. Esto fue en el 2010. También compré unos stickers de Beavis & Butthead, y recientemente una campera más noventosa que Grande Pa, una falda de colegio porque el plaid es lo mejor de la vida, y un piloto de niño que deben haber comprado en Disneyland.

Una pena que cerró.

Edito porque me olvidé de comentar algo muy importante: el dueño no era del todo copado. Un día se me ocurrió deshacerme de mi colección de bolsas de ropa, esas de cartón que guardás vaya uno a saber por qué. Las Pepas, Jazmín Chabar, Nike, Adidas, de todo. Miles. No las quería llevar al punto verde YA, sino que quería que tuvieran un ciclo de vida más. En Beto no daban bolsa, con buen criterio, por razones medioambientales. Entonces se me ocurrió llevarles estas bolsas, y de paso proponer algún tipo de trueque (ilusa). Les escribí por Facebook, dos semanas sin respuesta. Me acerqué a preguntarle al dueño, no entendía que le quería REGALAR bolsas de cartón. Primero creo que creyó que le preguntaba por qué no daban bolsa, luego creyó que se las quería vender. Cuando finalmente entendió que se las quería REGALAR, me dijo “eh, ah, bueno, ocupan mucho lugar? Porque acá no tenemos mucho lugar.” Yo ya medio hinchada, le dije “están todas metidas adentro de una bolsa, es como una bolsa grande de cartón llena “. El pibe “eh, ah, eh, bueno, traelas y vemos.” Yo: “pesan mucho, no vivo acá al lado”. “Bueno, eh, ah, eh, eh, dame tu número y te llamo”. Demás está decir que nunca me llamó, así que esperé dos semanas y se las dí a la modista de la otra cuadra. Ella sí, my agradecida.

Advertisements

14 thoughts on “LA FERIA DE BETO

    1. A mí lo que me copaba era la selección, porque no te perdías tres horas revolviendo. Sé que es todo del Ej de Salvación, el cual me queda en la loma de los quintos y nunca pude ir…

  1. ay que pena que cerró, la única vez que fui me compré un ET de plástico ♥ y me encontré a Debbie, pero me dio vergüenza saludarla.

  2. Creo q cerro porque al dueño ya no le resultaba rentable/tenia otros proyectos. El dueño se cree mil, una vez en una fila para un baño me preguntó por que estaba triste (yo estaba muy poco triste). Tenia buena selección pero coincido en que era un poco caro.
    PD: me tente mucho con lo de los penes.

  3. Fuiste a la que queda sobre Armenia? Yo no voy hace mil pero cada vez que iba encontraba algo. Una amiga fue hace poco y me dijo que los precios estaban un toque salados pero que encontró cosas copadas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s